None
None

Lo que iba a ser una jornada democrática, se opacó en medio de un escándalo

Rubén Valerio INMOBILIARIA
De Leprosos y Canallas TV

Una situación poco clara, en la que se debía tratar la Memoria y Balance del período 2016-2017, derivó en golpes, corridas y sillas que volaron por los aires. Versiones disímiles de los hechos.

Puerta del estadio cubierto, 19:25 horas. Todo tan oscuro como la noche misma. Apenas se notaba una tenue luz amarilla sobre la calle que da a la entrada del club. Si, con mucha más notoriedad, se podía visualizar el azul sobresaliente de los uniformados, unidos todos entre sí, formando un importante cordón policial que dividía al público Leproso de los cánticos con bombo del otro lado. Quiénes cantaban eran nada más y nada menos que barras, unos 150 aproximadamente. Estaban al lado del palomar, cuentan diferentes versiones que sin incidencia en los hechos finales, pero estuvieron y por un buen rato.

El escenario desolador -en el perímetro del club-, tenía a varios grupos de socios, que intercambiaban comentarios. Sin embargo, los focos por unos segundos, se acentuaron en una mujer de unos 70 años, que rodeada de algunos grabadores y cámaras decía: "Me fui lejos, era una vergüenza. Me escapé rápido para arriba". Atrás estaba su marido, quien también dio su visión. La sensación para todos los presentes era la misma: asombro y tristeza.

Pero aún la duda era la misma. Esa mujer fue una de las primeras que recibió la pregunta que sería más tarde generalizada: ¿que pasó?. El desenlace de los sucesos en líneas generales coinciden, fue un bochorno.

La historia de lo que ocurrió hasta hora solo la saben las personas que estuvieron dentro de la asamblea -los medios periodísticos no tienen permitido ingresar nunca- y la cámara que filmó todo de la justicia Provincial. Ahí está todo. Desde el caos, que terminó con la paz en forma definitiva, hasta la esperanza de hallar a los responsables de este acto que hirió gravemente a la democracia.

En el aspecto vinculado a encontrar a los culpables, según quién cuente la historia, los acusados se encuentran en polos opuestos. Mientras que desde el lado oficialista argumentan que ganaron la presidencia de la asamblea en dos ocasiones, lo cual habría llevado a que Federico Ripani y Daniel Giraudo tengan una reacción negativa e instigaran al descontrol; la oposición, por otra parte, dice que tras una marcada paridad en la primera sufragación, la siguiente, con conteo nominal, fue para ellos por una pequeña diferencia. Este acotado margen, hizo que el secretario José Menchón diera como victoriosa a la moción presentada por Comisión Directiva, lo que motivó una protesta y al posterior conflicto iniciado por grupos oficialistas.

Luego de este episodio, se puede observar en un video casero como el propio Menchón dio por concluida la asamblea en medio de un fuerte griterío que acompañaban a la grotesca escena. Sin embargo, a los minutos, muchos socios que llegaron tarde y otros que salieron por los golpes recibidos, se vieron sorprendidos al confirmar que la documentación presentada por la Comisión Directiva, finalmente fue aprobada por los socios que quedaron dentro de la miting.

En definitiva, lo cierto es que por primera vez en años, Newell's vivió un hecho que parecía que no iba a volver a repetir nunca más tras el Lopecismo. Perdió la democracia. Perdió Newell's.

Una hora después.

Por Axel Rolon
axelrolon1
Axel Rolon
Revista  85

Revista Nº 85

LEELA ONLINE

En esta emisión contamos con la visita del D.T Javier Torrente

"De Leprosos y Canallas" - 14/11/2017 con Javier Torrente

En esta emisión contamos con la visita del D.T Javier Torrente Reproducir
Instituto ISEI