Análisis: River 2-1 Rosario Central

Análisis: River 2-1 Rosario Central

Pese a la derrota, Central hizo un buen papel e incomodó a River.

En el primer tiempo, Central jugó de la forma que más le complica a River: cerrando los espacios, achicando hacia atrás. Con un 5-3-1-1, siendo un equipo corto a nivel defensivo, con las líneas de los volantes cerca de los defensores.


El Millonario tenía la posesión, pero pocas llegadas porque no podía generar peligro. River jugó con un 4-3-3, con las ausencias de Ignacio Fernández (desgarro) y Rafael Borré (aislado por Coronavirus); quienes fueron reemplazados por Sosa y Pratto, respectivamente. Ambos tienen características diferentes a las de sus compañeros, por lo que la responsabilidad de creación recayó en De La Cruz. A su vez, Vecchio marcaba a Enzo Pérez; Villagra, a De La Cruz; y Ojeda, a Pratto.

El primer gol de River, convertido por el uruguayo, parte de un pase en profundidad de Casco, desde la banda izquierda hacia el centro. Bajó a conectar Pratto, la dejó pasar; le quedó a De La Cruz que logró quitarse -primero- la marca de Ojeda y, luego, a Bottinelli; para finalmente darle un pase a la red. Villagra no lo presionó a Casco y Novaretti salió a cortar a Pratto, dejando un hueco en defensa; que ni Ojeda ni Bottinelli (de mucha lentitud) pudieron subsanar.


Recreación del primer tanto de River, obra de Nicolás De La Cruz.

River intentaba abrir la cancha con la subida de sus laterales y volantes por las bandas; aunque salvo en el gol -y alguna otra jugada-, Central pudo bloquearle los espacios. Tuvieron poco peso Enzo Pérez, Álvarez y Suárez. En el caso del Canalla, quedaban muy atrás los creativos; que en un contraataque tenían bastante trayecto que recorrer. Sobre todo, Pupi Ferreyra.

No obstante, promediando los 35’, Central se adelantó en el campo e intentaba desbordar por izquierda. De hecho, sobre el final de la primera etapa, Ferreyra tuvo una ocasión muy clara; aunque remató desviado.

El segundo tiempo fue totalmente opuesto. Desde el inicio, Central fue vertical, presionó arriba y salió con la idea de encontrar la igualdad. A los 36 segundos, Vecchio tuvo una chance concreta. Para destacar el trabajo de este refuerzo que marca la diferencia para el Canalla y le da un toque de distinción.

Por otra parte, los cambios en River funcionaron y le dieron más volumen de juego y soltura en el mediocampo. Con los ingresos de Carrascal y Cristian Ferreira tuvo más dinamismo y sorpresa. El colombiano arrancó por izquierda y De La Cruz pasó al centro; posteriormente con el ingreso de Beltrán, Carrascal pasó a la derecha y el primero se posicionó por izquierda.

El partido se tornó de ida y vuelta y muy atractivo. Central tuvo la mala fortuna de quedarse con diez jugadores desde los 16’ del complemento, ante la expulsión de Laso. De todos modos, durante un rato no se notó la diferencia. Incluso, Central aprovechó las falencias defensivas del Millo, generando situaciones claras, cuyos disparos fueron desviados.

En el segundo gol, Carrascal expuso a Bottinelli quien no pudo cortar; Novaretti se desligó de su marca para auxiliar a su compañero y Suárez quedó libre para picar. Ayala salió a cortar, el delantero lo eludió y terminaron cerrando entre Torrent y Bottinelli. Por eso, quedó libre Pratto, quien tuvo el rebote y convirtió de palomita.

Recreación del gol de Pratto.

El local tuvo la oportunidad de ampliar el marcador, de los pies de Carrascal; sin embargo, Novaretti sacó en la línea.

Sobre el final, el árbitro cobró falta en el área de Paulo Díaz sobre Gamba y Vecchio convirtió el penal para Rosario Central.

A modo de conclusión, el resultado fue justo. River es versátil; cambian los nombres, pero el equipo rinde. Esta vez no brilló, pero fue eficaz.  Mejoró en el segundo tiempo, aunque tuvo fallas defensivas. Y en algunos pasajes estuvo largo.

Por otro lado, Kily González hizo un buen planteo; cerrando los espacios al comienzo y sorprendiendo en el complemento; jugando de igual a igual, con dinamismo y verticalidad. Vecchio fue el jugador más destacado en Central.

Por la diferencia entre ambos equipos es lógico que se ponga la lupa en el funcionamiento de River -que hoy no fue como acostrumbra- y genere sorpresa la producción de Central -que, además, es un equipo nuevo-. Lo positivo es que el Canalla estuvo a la altura.

Sin embargo, los puntos débiles son el rendimiento de los zagueros; y Ayala debe mejorar la salida -debajo del arco hizo un buen trabajo-. Será clave el trabajo en este sector, porque lo viene padeciendo desde los amistosos. Por otra parte, tuvieron algunos errores también los volantes centrales.

Rosario Central jugará su próximo partido el viernes 13, a las 19, ante Banfield; en el Gigante de Arroyito.

Vanesa Doretti

Vanesa Doretti

Licenciada en Periodismo.
00Votar
¿Te gustó la nota?
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x
×