Central jugó un pésimo partido, no lo salvaron los penales y lo eliminó Quilmes

Central jugó un pésimo partido, no lo salvaron los penales y lo eliminó Quilmes

El Canalla mereció perder en los 90 minutos, llegó a un agónico empate 1-1 pero desde los 12 pasos se despidió de la Copa Argentina.

Se dice que los penales suelen ser una lotería, pero en este caso trajeron justicia. Central fue eliminado por Quilmes de la Copa Argentina en la definición con tiros desde el punto penal y estuvo bien. En los 90 minutos el Cervecero lo perdonó, lo dejó con vida, y por un penal agónico que convirtió Servio extendió sus chances a los remates desde los 12 pasos donde cayó 4-2.

Como si fuese una continuidad del pobre partido que hizo el lunes pasado en la dura caída 3-0 ante Central Córdoba en el Gigante por la Liga, el equipo de Carlos Tevez pareció no estar en cancha, sobre todo en los primeros 45 minutos. Coleccionó errores de todo tipo, colectivos, estratégicos, individuales, sumado a una llamativa falta de actitud.


Y cuando los que dirige Walter Coyette, que están realizando una irregular campaña en la Primera Nacional y están incluso lejos del Reducido, se dieron cuenta que con poco podían dañar a un endeble elenco auriazul, empezaron a crecer cada vez más. El primer aviso fue por parte de Moreyra con un cabezazo que se fue apenas por encima del travesaño.

Más tarde Federico González volvió a encender las alarmas cuando picó a las espaldas de los dos zagueros Rodríguez y Almada, enganchó para su mejor perfil y ante la salida de Servio definió con clase por encima del arquero pero el travesaño le dijo que no. Ya sobre el cierre de la primera mitad, el 9 ex Tigre y Estudiantes tuvo revancha cuando un cabezazo de Moreyra exigió al «1» canalla pero el delantero capturó el rebote y marcó el 1-0 que trajo justicia al marcador.

Tevez trató de encontrar respuestas en un banco de suplentes repleto de pibes. Debutaron Juan Cruz Cerrudo, delantero de 18 años, Ramiro Peralta, enganche de 19, y Fabricio Oviedo, atacante también de 18. Contexto más que desfavorable para los juveniles en un equipo en el que una vez más se notó la falta de jerarquía y la ausencia de referentes y voz de mando.

Quilmes pudo liquidar la historia con dos situaciones muy claras, una en el inicio del complemento cuando el colombiano Machado aprovechó un traspié de Nazareno Romero, encaró a Servio pero definió por encima del travesaño. Más tarde, el ingresado Pavone se encontró con un despeje erróneo de Rodríguez, pero fue bien atorado por el arquero y el Cervecero no logró liquidar la historia.

A falta de tres minutos para el final, el Auriazul encontró la gran chance cuando el chico Cerrudo anticipó a Bindella dentro del área y fue víctima de falta del lateral izquierdo. Sin dudarlo, el árbitro Nicolas Lamolina cobró penal. Con la eficacia que trae, Servio volvió a convertir y puso el 1-1. Instantes después, Moreyra se fue expulsado en el conjunto del sur del Gran Buenos Aires por infracción sobre Oviedo cuando el delantero quedaba cara a cara con Glellel.

No hubo tiempo para que Central aprovechara el hombre de más y el pasaje a octavos de final de la Copa Argentina se definición con remates desde el punto penal donde se impuso el Cervecero 4-2. Convirtieron Evangelista, Bonetto, Cortave y Bindella, mientras que Pavone ejecutó al travesaño. Por el lado canalla, anotaron Servio e Infantino, pero Glellel contuvo el disparo de Almada y Rodríguez la tiró por encima del travesaño.

Para el conjunto de Tevez queda la bronca por la temprana eliminación en este certamen, pero aunque hubiese avanzado el análisis debía ser el mismo: jugó un pésimo partido, sumó errores en todasas facetas del juego, sigue en marcada involución con respecto a los juegos anteriores y habrá mucha tarea por delante. Lo próximo será la visita a Tigre en Victoria del lunes a las 20.

Aquiles Cadirola

Aquiles Cadirola

0 0 Votos
¿Te gustó la nota?
Suscribite
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x